Gobierno Autónomo Departamental de Cochabamba

CAMILA: “MEMORIAS DE LA MILITANCIA POLÍTICA EN EL TRABAJO ASALARIADO DEL HOGAR”

El libro que refleja el testimonio de una vida “extraordinaria”, la vida de Casimira Rodríguez alias “Camila”, en los tiempos que hacía falta camuflarse. Una mujer que vivió la más dura infancia de una niña campesina y que a los 13 años se ve en la necesidad de ser trabajadora del hogar y, a partir de ahí, percibe todas las durezas de la vida se presentó la mañana de este martes. 

Toda esa experiencia de vida y de organización recogida en esos años, se expresa de manera satisfactoria en las 500 páginas del libro trabajado por más de 6 años, editado por Coni López Silva (México) e impreso por el Grupo Editorial Kipus, que cuenta también la lucha de la que fue militante en momentos que asumió como representante y dirigente, lucha a nivel social defendiendo a las personas más pobres y marginadas y nos plasma la penetración histórica de las organizaciones sociales en Bolivia.

CASIMIRA LUCHÓ TODA SU VIDA

El Gobernador de Cochabamba, Iván Canelas, manifestó de Casimira: “ella es una mujer valerosa, fuerte, luchadora, como son las mujeres en Bolivia, sobretodo en el área rural y de Cochabamba”.

Dijo que la conoció en los años 90, cuando Canelas era Presidente de la Federación Latinoamericana de Periodistas y emprendieron una lucha conjunta para defender los derechos de las mujeres trabajadoras del hogar, ya que existía un abuso “en el poder estaban los abusivos, neoliberales, estaban aquellos que discriminaban y no estaban de acuerdo con la igualdad”.

Fue lucha dura y Canelas apoyó en la consolidación de su sindicato, inaugurado en la calle Venezuela y “me siento feliz de haber conocido a estas valerosas mujeres porque con su lucha no solo lograron alcanzar el objetivo de que se les reconozca sino de romper todo un proceso de explotación que vivía la trabajadora del hogar”.

 

UN TESTIMONIO DE VIDA QUE REFLEJA LA HISTORIA DE MUCHAS

El Gobernador expresó que este libro no habla sólo de la vida de Casimira, sino de la vida de miles mujeres bolivianas que han luchado por lograr sus objetivos y reivindicaciones. “Me sumo a la alegría que todos sienten por este testimonio de vida que nos impulsa a seguir apoyando a estas mujeres que han luchado y han ganado”, destacó.

Rafael Puente, quien presentó el libro, resaltó que en ningún momento se percibe ni en lo que escribe, ni en su vida, que esa responsabilidad de liderazgo vaya unida con el mínimo sentimiento autoritario. “Ha sido un liderazgo ejemplar, porque ha sido siempre vivido como si estuviera en la base, en relación horizontal y armonía con su propia organización”, expresó.

Lo que es la condición de la mayoría pobre del país, que se siente 3 veces discriminada socialmente, étnicamente y por ser mujer, a esto añade una experiencia de la minería y las condiciones en las que se desenvuelve, y todo ese tiempo va formulando en el ánimo de Casimira una actitud de rebeldía, de conciencia crítica que nunca se traduce en amargura.

Resaltó que esta organización de mujeres trabadoras del hogar, no solamente se limita en su ámbito, sino que va más allá y empalma con la organización de las Bartolinas y se relaciona con la federación ÚNICA y con otras organizaciones.

CASIMIRA AGRADECE EL APOYO A SU ORGANIZACIÓN MEDIANTE ESTE LIBRO

Casimira Rodríguez puntualizó que hace 30 años nadie tomaba en cuenta a las trabajadoras del hogar y que, al momento de trabajar este libro, pensó en que todo lo que aprendió toda su vida, sólo serviría si lo compartía con otras mujeres.

“Es una felicidad ya que con este libro puedo aportar a las trabajadoras del hogar”, agradeció a su organización y dijo que ella como muchas al venir del campo a la ciudad, no perdieron su identidad, al contrario la fortalecieron.

 

CASIMIRA Y SU LIDERAZGO

Casimira inició su militancia junto con otras mujeres. En 1987 organizó y fundó el Sindicato de Trabajadoras del Hogar de Cochabamba.

Más adelante participó en la organización gremial de la Federación de Trabajadoras del Hogar de Bolivia, donde fue dos veces Secretaria Ejecutiva (1986 a 2001).

El 9 de abril de 2003 la Federación consiguió que la Ley de la Trabajadora del Hogar fuera promulgada, la misma regula derechos laborales de este gremio como son el horario de trabajo, seguro médico o el derecho a vacaciones.

Entre 2001 y 2006 presidió la Confederación Latinoamericana y del Caribe de las Trabajadoras del Hogar, lo que la llevó a conocer la realidad de las trabajadoras de muchos países latinoamericanos. En este tiempo obtuvo el bachillerato en el centro nocturno del Instituto Americano y comenzó a estudiar Antropología en la Universidad Católica Boliviana que tuvo que postergarla.

En el año 2006 fue nombrada Ministra de Justicia por el Presidente Evo Morales llegando a ser la primera mujer quechua y campesina de pollera en el primer Gabinete Ministerial sin ser abogada. Se le confió la cartera de Justicia y en su gestión se declaró el Día Nacional de la Trabajadora y el Trabajador Asalariado del Hogar, el 30 de marzo, como resultado de su apoyo a ese sector en el que forjó su escuela y lucha sindical. En este cargo solo estuvo un año, pero su reconocimiento se extendió por un largo tiempo. Fue invitada a eventos internacionales y nacionales en los que relató su experiencia de vida personal y política.

Actualmente, Casimira Rodríguez, es Secretaria Departamental de Desarrollo Humano Integral de la Gobernación de Cochabamba desde junio 2015 desde donde continúa el compromiso por la reivindicación de los derechos de las mujeres.